Recomendaciones

  • Siempre, en cualquier postura, es conveniente tratar de mantener cuello y espalda alineados y "planos", evitando la acentuación de la curvatura de la espalda, por ejemplo, flexionando las piernas.
  • Para quienes suelen dormir en posición supina, lo mejor es colocar una almohada pequeña bajo el cuello. Para quienes, en cambio, prefieren dormir hacia un costado, se aconseja usar una almohada algo mayor, que mantenga la alineación del cuello y la columna vertebral. El dormir con una almohada demasiada alta puede provocar una fatiga  para el cuello y la espalda; el mismo efecto negativo es el provocado por la costumbre de dormir boca abajo, postura que origina dolor de espalda y de cabeza. Es recomendable que el colchón sea duro para mantener una postura correcta.
    CH7CH6
  • Para aquellos que suelen realizar caminatas, es altamente beneficioso realizarlas todos los días, pero produce efectos negativos si, por ejemplo, un día camina diez cuadras, al otro día no camina, y al siguiente hace veinte, por las que no realizó el día anterior. Lo que Ud. considera beneficioso, en realidad no lo es, porque al hacer esto provoca una fatiga muscular, de modo que, los músculos, en cuestión, sufren pequeñas micro-roturas, que a largo plazo, van deteriorando el esqueleto óseo-muscular.
  • Durante el verano,  para aquellas personas que se encuentren en contacto directo con aires acondicionados o ventiladores, lo más aconsejable es colocarse un abrigo finito o chalinas, para evitar el endurecimiento de los músculos. Del mismo modo, cuando finaliza una actividad física es importante que no se exponga al contacto directo del ambiente, debido a que su temperatura corporal es mucho más elevada que la del entorno.
  •  Cuando se debe levantar un objeto muy pesado del suelo es conveniente trabajar sobre todo la musculatura más fuerte de las piernas sin forzar la cintura (lumbares) con objeto de reducir el esfuerzo y prevenir distorsiones y desgarros, lumbares o dorsales.
  • La mejor prevención es desarrollar una actividad física manteniendo la elongación muscular y la movilidad articular, como también utilizar un colchón duro para descansar. Esto nos hace reflexionar que cuando logramos escuchar nuestro cuerpo y éste nos indica nuestras necesidades recurrentes, logramos restablecer nuestra salud, no solo físicamente, sino con el restablecimiento general energético de mente, cuerpo y espíritu: el sentido de unidad.
  • En este contexto, es casi inevitable aceptar el principio de que, en Seisei-jutsu como en casi todas las medicinas ortodoxas y heterodoxas, el éxito no está constituido solamente por la capacidad manipuladora del operador, sino sobre todo por la naturaleza de la relación que se crea entre paciente y profesional, que en situación recíproca sustancia la relación mágica que  se establece entre quien. sufre y quien cura, en todos los tiempos, bajo todos los cielos. En efecto, no es una casualidad que algunos terapeutas renuncien en anestesiar al paciente, aunque otros lo hacen para evitar el empobrecimiento de la relación interpersonal durante la manipulación y todos sus efectos vitalizantes.
  • A las  personas sedentarias, se les recomienda realizar  la sesión de Seisei-jutsu, 1 (una) vez al mes, para que se mantenga alineado  y a los deportistas, cada 2 (dos) meses para conservar o lograr una calidad de vida y rendimiento superior.
  • Si a su vehículo, le revisa el aceite el agua periódicamente, lo lleva a alinear y balancear, para mantenerlo bien y obtener el máximo resultado, analice, entonces, lo siguiente:  Su cuerpo es su vehículo, seguro que deseará el mejor resultado en los momentos de exigencia, no espere hasta estar desalineado y que algo funcione mal, es mejor prevenir.